Metales pesados ... de consecuencias

Metales pesados ... de consecuenciasA leer también… Productos útiles

Índice

Expediente según Dr UME

Introducción

En la Convención de Ginebra, el protocolo relativo a los metales pesados designa por el término " metales pesados ",  los metales que tienen una masa volumétrica superior a 4,5 g / cm3.

La expresión " metales tóxicos " conviene mejor que aquella utilizada habitualmente: " metales pesados ".

Engloba el conjunto de los metales y los metaloides que presentan un carácter tóxico para la salud y el medio ambiente : plomo (Pb), mercurio (Hg), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni), zinc (Zn), manganeso (Mn), ...

Los metales pesados más a menudo considerados como venenos para el hombre son el plomo, el mercurio, el arsénico y el cadmio. Otros, como el cobre, el zinc, el cromo, a pesar de ser necesarios para el organismo en pequeñas cantidades, pueden volverse tóxicos a dosis más importantes.

Fuentes de metales pesados en nuestro medioambiente

Resultan de la emisión aérea por combustión de los vegetales, del petróleo, de la extracción de minerales, de procesos industriales, de incineradores, de la eliminación de los residuos mineros e industriales, de la industria agroalimentaria (la utilización a largo plazo de ciertos compuestos químicos para la protección de las plantas ha conducido al aumento de las cantidades de cobre, de mercurio, de cadmio y de plomo en los suelos, contaminando entonces los alimentos).

Se encuentran generalmente a nivel de las partículas (salvo el mercurio que es principalmente bajo forma de gas).

El agua y el aire pueden ser considerados como fuentes renovables, pero en los suelos, el efecto de las actividades humanas es más persistente y a menudo irreversible.

El porvenir de los metales pesados

Depende de numerosos factores, entre los cuales la naturaleza del suelo y su acidez.

En los suelos ácidos y pobres en humus, de composición mecánica no bien definida, los metales pesados no se acumulan. Son trasladados hacia las capas freáticas y los ríos y / o absorbidos por las plantas y presentan entonces un riesgo para la salud.

Los suelos básicos ricos en humus captan los metales pesados, en este caso no hay riesgo inmediato para la salud. Pero el suelo está contaminado de forma duradera y la concentración en metales pesados aumenta con los años. Estos últimos son susceptibles de volver a ser sueltos cuando se modifica el entorno (acidificación del suelo bajo el efecto de los cambios de temperatura, de humedad, etc.) y constituir así una verdadera bomba de efecto retardado.

Una vez sueltos en el medio ambiente, estos metales pesados pueden persistir durante años, aumentando la probabilidad de intoxicación humana.

Se encuentran principalmente en las aguas residuales industriales y municipales (Cd, Cu, Pb, Zn), las precipitaciones atmosféricas, y las aguas que provienen de la actividad agrícola (Hg, Cu, Pb). Los alimentos, las verduras, los cereales, las frutas, los peces pueden estar contaminados por acumulación del tóxico a partir del suelo o del agua.

Ciertos liquenes o musgos son frecuentemente para controlar los metales pesados en el medio ambiente y sirven de "bioindicadores".

Los metales pesados pueden también penetrar nuestro medio ambiente a través de procesos naturales. Por ejemplo, unos depósitos geológicos de arsénico que contaminan las capas freáticas y se encuentran en dosis subtóxicas en el agua que bebemos.

Los metales presentes en el agua y el medio ambiente terrestre son unos elementos necesarios para el funcionamiento normal de las plantas y de los animales. Desempeñan un papel importante en la transformación de la materia, principalmente en los mecanismos enzimáticos. Una pequeña concentración de estos elementos en el medio ambiente (OLIGOELEMENTOS) tiene generalmente un efecto positivo y estimula la actividad de los organismos vivos.

Modos de exposición a los metales pesados

Los seres humanos están expuestos por la inhalación de  contaminantes aéreos, el consumo de agua contaminada, la exposición a suelos contaminados por residuos industriales. Se acumulan en los organismos vivos y perturban los equilibrios y los mecanismos biológicos, provocando efectos tóxicos a corto y/o a largo plazo. Pueden afectar el sistema nervioso, las funciones renales, hepáticas, respiratorias, etc...

Los efectos provocados por estos contaminantes son variados y dependen también del estado químico en el cual se encuentran (metal, óxido, sal, organométalico).

Problemas de salud relacionados con los metales pesados

Pueden provocar PROBLEMAS SERIOS como, de modo no exhaustivo, un retraso del crecimiento, trastornos del desarrollo o del comportamiento, perturbaciones de los sistemas biorreguladores responsables de trastornos catalogados como funcionales o psicosomáticos (síndrome cansancio crónicofibromialgia ), problemas neuro-degenerativos (Parkinson, Alzheimer) y finalmente, lesiones orgánicas y cánceres.

La intoxicación por algunos metales, tal y como el mercurio y el plomo, pueden también provocar  fenómenos de autoinmunización, en los cuales el sistema inmunitario del paciente ataca sus propias células.

Esto puede conducir a afecciones articulares, como la artritis reumatoide, o problemas renales, circulatorios y nerviosos.

Más específicamente :

  • Cadmio : lesiones renales, pulmonares, óseas, cáncer de la próstata
  • Estaño : Edemas cerebrales, neumoconiosis
  • Manganeso : lesiones pulmonares, neurotóxico
  • Níquel : cancerígeno (nariz, pulmón)
  • Vanadio : irritante para los ojos, la nariz y los bronquios
  • Mercurio : lesiones neurológicas, insuficiencia renal

Los metales son particularmente tóxicos para el feto, el bebé y el niño. 

Algunos metales, como Hg y Pb, pueden fácilmente atraversar la placenta y perjudicar el cerebro fetal.

En los niños, la carga de mercurio asimilada desde el nacimiento es cada vez más importante por varias razones.

Primero, Hg está omnipresente en la naturaleza. Ademas, la carga aportada por las vacunas sobrepasa de manera notable las dosis recomendadas (cada vacuna contiene de 12,5 a 25 µg de thimoresal y el niño puede llegar a una carga de 237 µg a los 5 aňos, cuando se le ha puesto todas las vacunas (1) ).

Las amalgamas dentales de la mujer embarazada sueltan vapores de mercurio que atraviesan la barrera placentaria e intoxican al feto. Además, se puede encontrar el mercurio en la leche materna.

Si es verdad que hay que amamantar a los niños, hacerlo con leche que contiene mercurio no es forzosamente lo mejor.

Los niños están expuestos, en función de su peso, a dosis alimentarias más fuertes que el adulto.

La exposición de los niňos a los metales tóxicos, además de las patologías neuromusculares degenerativas, puede provocar retrasos escolares y trastornos de comportamiento como la agresividad o la hiperactividad, e incluso a veces, el autismo.

La dosis ya no hace el veneno... 

La Directiva Marco n°96 / 62 / CE del 27 de septiembre de 1996, relativa a la evaluación y la gestión de la calidad del aire ambiente, recomienda controlar numerosos indicadores de contaminación atmosférica además del plomo. Estos otros metales son : arsénico, cadmio, níquel y mercurio.

La Directiva europea n°99 / 30 / CE del 22 de abril de 1999 fija un valor límite promedio para el plomo de 0.5 µg / m3 sobre 1 año. El contenido en Pb max tolerado es 50 µg / l en el agua destinada al consumo. LA OMS preconiza 10 µg / l.

Y, sin embargo, en Francia, hay 200 000 niños expuestos al riesgo de saturnismo asociado con la vivienda vetusta, entre los cuales 60 000 aproximadamente estarían intoxicados (Ministerio de la Salud).

En un grupo de 13 400 niños intoxicados, el 32 % tenían un índice de plomo superior a 100 µg por litro de sangre y el 5 % más de 250 µg (según la AFP Sciences n ° 1111, del 4 de diciembre de 1997).

Una directiva de desarrollo que fija valores límites para otros metales tóxicos (arsénico, cadmio, mercurio y níquel) está en fase de elaboración.

La toxicidad de los metales pesados ha llevado los poderes públicos a reglamentar las emisiones, fijando concentraciones límites.

Esta reglamentación no resulta sin embargo de ningúna ayuda para determinar sin ambigüedad una lista de metales que hay que controlar porque la lista varía según los medios considerados : emisiones atmosféricas, vertidos en las aguas, reglas sobre el esparcimiento de los lodos o sobre vertidos en general, etc.

Un 25% de la contaminación por los metales pesados se origina en la basura casera (pilas de cadmio, baterías de plomo, el cobre y el zinc de los insecticidas, etc.).

En los casos de intoxicación crónica por metales pesados...

La noción de normas y de dosis por debajo de la cual la sustancia está considerada como inofensiva (concepto NOEL) y su extrapolación al ser humano, impuestas como datos científicos, resulta muy a menudo, en medicina humana medioambiental, inadecuada y hasta errónea.

Los efectos sobre el sistema psiconeuroendocrino e inmunitario, incluso cancerígeno, a medio y largo plazo, son a menudo desconocidos, e incluso rechazados.

Es además evidente, que, in vivo, y sobre un organismo considerado en su totalidad, un contaminante nunca actúa sólo, y que es esencial pensar en posibles sinergias entre diversos contaminantes (Ex. Hg y campos electromagnéticos).

También habrá que tener en cuenta las posibilidades de detoxicación del organismo y los fenómenos de sensibilidad genética individual.

Terapéutica de detoxicación de los metales pesados 

En medicina medioambiental, un conocimiento más profundo de los problemas de salud asociados con los metales pesados conducirá automáticamente a conductas preventivas y a medios terapéuticos más eficaces y adaptados.

Primero: suprimir la fuente (en el caso de depósito de amalgamas, habrá que tomar precauciones particulares), y luego: aplicar una estrategia con tres objetivos :

1. Detoxicar

...sitios de fijación (metaloenzimas, membranas celulares, ADN) con TMD Toxic Metal Detox que permite un detoxicación efectiva de todos los metales tóxicos, sin efectos secundarios, sin contraindicación y sin alteración del capital mineral del paciente

2. Eliminar

... por drenaje de los emuntorios (si no hay riesgos de redeposición y de lesiones secundarias a veces más graves) con Hepato Easy Complex 2 cápsulas al día y...

3. Regenerar

... las funciones fisiológicas normales por...

(1) A notar: existen ahora vacunas sin Hg...

Productos útiles...

TMD Toxic Metal Detox, Quelación, metales pesados, Alzheimer, SDA/Hiperactividad, Autismo, Fibromialgia, SCC, Parkinson

TMD Toxic Metal Detox

72 € - Hasta 2 meses por cada frasco de 60 unidades

Producto recomendado para Elimina todos los metales pesados sin prococar dismineralización

- La quelación es un proceso fisicoquímico en el curso del cual se forma un complejo, el quelato, entre un ligando, dicho quelato y un catión (o átomo) metálico, entonces complejado, dicho quelatado. . Protector antiradicalar. Implicado en todas las patologías asociadas a las intoxicaciones metálicas : Alzheimer, TDAH - Hiperactividad, Autismo, Fibromialgia, SCC - Síndrome de cansancio crónico, Alzheimer, Parkinson, Miofasceitis macrofágica.

 
bajo la de cápsula - salvo mención específica, todos nuestros productos en cápsula se toman por vía oral, en tomas separadas durante el día y entre las comidas Todas las sustancias se han elaborado sin agentes conservadores, fungicidas, pesticidas, insecticidas, ogm, colorantes o aromas artificiales. Ninguno de nuestros productos ha sido probado en animales. Todas las sustancias están libres de la presencia de sustancias animales - Apto para vegetarianos, veganos y veganas sin gluten, sin lactosa y sin caseína uso apropiado para el niño, vea la ficha consejos de uso no se debe utilizar durante el embarazo y la lactancia